facebook twiiter youtube Nestle tv
Contacta con nosotros Home
Nestlé

© 2007 Nestlé España. Privacidad Marcas registradas por Société des Produits Nestlé, S.A. Vevey (Suiza)

Necesidades especiales

La disfagia

Ejercicios de labios, lengua y mejillas en la disfagia

La disfagia viene provocada por un problema para formar el bolo alimenticio en la boca o para que el bolo vaya desde la boca hasta el estómago. Una de las mejores maneras de mejorar la preparación del alimento una vez ingerido, es ejercitar los músculos de los labios, la lengua y las mejillas.
 
Para hacerlo te proponemos una serie de ejercicios que deben hacerse con precisión, fuerza y constancia.

1. Sonríe exageradamente.
2.  Junta los labios y échalos hacia adelante como para dar un beso.
3.  Sostén el mando de una cuchara con los labios, presionándolo.
4. Saca y mete la lengua rápidamente de la boca.
5. Haz círculos con la lengua pasándola por los dientes, encías, paladar y por la zona que está debajo de la lengua.
6. Pasa el dorso de la lengua por todo el paladar, desde adelante hacia atrás.
7. Haz como si masticases un trozo de pan o un chicle realizando los movimientos muy exageradamente.

Además de estos ejercicios, debes de tomar ciertas medidas como no comer si estás somnoliento, evitar las distracciones, no hablar ni ver la televisión, y no meterte en la boca más alimento si antes no has tragado la cucharada anterior.

Además existen diversas técnicas posturales que te pueden ayudar a evitar atragantamientos. Siempre que puedas evita comer en la cama, come sentado y utiliza una silla de respaldo corto para ayudar a que la espalda se incline hacia delante y que la barbilla baje hacia el pecho. Si cuando vas a comer no logras mantener tu tronco bien levantado y recto, coloca cojines a tu alrededor, así conseguirás mantenerte en el centro de la silla y evitarás inclinarte hacia un lado. Si te cuesta sostener la cabeza, evita al máximo extender el cuello hacia atrás mientras tragas y utiliza una almohadilla hinchable para sostenerlo.

Si puedes comer sin ayuda, mantén la barbilla hacia abajo desde que introduzcas el alimento en la boca hasta que acabes de tragar. En caso contrario, el cuidador deberá colocarse frente a ti, pero a una altura por debajo del asiento de tu silla.